16 de junio de 2009

Los Antiguos Hijos

Cuentan las leyendas, que cuando el hombre abandonó sus antiguas costumbres y comenzó a construir grandes ciudades y a levantar poderosas civilizaciones, una serie de pueblos continuaron por el camino de sus antepasados. Siguieron adorando a la naturaleza y sus elementos en vez de acudir a los nuevos Dioses, y tanto la fidelidad a la madre tierra, como la protección de la misma, siguieron formando parte de sus máximas culturales. Fueron varios los pueblos que siguieron esta senda, por lo que el tiempo y la distancia entre ellos acabaron produciendo una serie de culturas muy diferentes entre sí. Con el tiempo, el exilio y las dificultades surgidas produjeron que las culturas tuvieran que abrirse, y pueblos que durante siglos habían sobrevivido prácticamente aisladas, acabaron mezclándose en mayor o menor grado con los Colonos que habitaban el resto de Neabarond. Por su lejanía y relativo aislamiento, Borgania es una de las mayores cunas del mestizaje entre Hijos y Colonos. De todas las culturas que tan pronto se desmarcaron del resto, dos serán descritas próximamente por sobresalir por encima del resto; los Hijos de Urum y el Pueblo Darik.