10 de julio de 2009

Borgania (V): Apuntes de Interés

LOS PUEBLOS PERSEGUIDOS
Si existe un pueblo maltratado y perseguido en Borgania, ese es el Darik. Hace un tiempo, la ciudad de Muru Bazak, en los Picos de la Plata, gozaba de buena salud, y las minas que la montaña albergaba les aportaban suficientes riquezas para sobrevivir en el mundo Colono. Sin embargo, con la violenta llegada al poder de la Iglesia, muchos tuvieron que dejar el país, ya que los que no lo hacían se veían obligados a trabajar como esclavos o a vivir en guetos alejados de las montañas, cuando no eran colgados únicamente por sus creencias. Hay quien dice que todavía existen unos pocos clanes y colonias habitando el país, aunque hace tiempo que decidieron alejarse hacia el interior de las montañas, lejos de la mano de Shat'ar.
Destino parecido corrieron los Hijos de Urum, aunque estos eran mucho menos numerosos y en su caso la relevancia fue mucho menor. Aún con todo, una considerable comunidad lleva muchos años burlando la mano de la Orden. Conocidos como los Hijos de Brun en honor al bosque que les da cobijo, conocido por ellos como Elphelëan, han formado una resistencia que muchos tratan de romper.

LA CRUZADA CON EL SUR
Tras el afianzamiento de la Iglesia de Shat'ar y la Orden del Sol Perpetuo en el poder, el trono del reino inició una persecución a otro tipo de creencias que no dejaría opción que no fuera arrodillarse ante el Señor de la Luz. Pero no bastando con eso, llegó el momento en que las altas instancias pusieron la vista en el sur, donde la floreciente civilización de los Silvitas adoraba al que ellos creían único y verdadero Dios; Ha'sad. Se iniciaba así una sangrienta cruzada con el único objetivo de tomar y convertir la ciudad santa de Shilif, por lo que todo el territorio entre Los Trillizos y dicha ciudad pasaría a convertirse en un árido y caluroso campo de guerra.

LOS MONJES DE LA LUZ
La adoración a Shat'ar está arraigada por toda la región, y los Monjes de la Luz son sus devotos más profundos. Confinados en sus monasterios, los monjes subsisten con sus propios productos, tratando de tender su modesta mano a todo aquél que la necesite.

LA GUARDIA DEL PUEBLO
Pese a la capacidad económica de muchos habitantes de Borgania, el desequilibrado reparto de los bienes y la situación opresiva que vive el país hace que no pueda decirse a la ligera que el pueblo llano viva en la mejor de las condiciones. Corregir este hecho es el cometido de la Guardia del Pueblo; una banda de dudosa fama formada por antiguos soldados, caballeros errantes, monjes, ladrones y buscavidas que se dedican a redistribuir las riquezas de la región. De naturaleza nómada, la Guardia no se asienta dos veces en el mismo sitio, y la ayuda de los ciudadanos facilita mucho su papel. Están liderados por un caballero caído en desgracia y acusado de traición por abandonar las filas Borganas en la cruzada; Ser Eric Goolwich. El Zorro Negro.

BANDIDOS EN LOS CAMINOS
Pese a lo ya descrito, la pobre situación que vive el país no perjudica a todos, ya que son muchos los grupos de bandidos y delincuentes dedicados a aprovecharse de la situación. Los caminos y las ciudades ya no son lugares seguros, y debido a la cruzada, el poder militar para controlarlos ha disminuido mucho. Algo parecido ocurre con las bandas de Urkitas, que tras años apartados en las montañas y bosques comienzan a encontrarse cada vez más en los caminos.

GRANDES EXPLORADORES
El mundo vive una época de grandes viajes y descubrimientos, y no son raras las expediciones marítimas que se adentran en el sur, o las que cruzan el Lándico hacia Tierra de Fuego. Incluso de un tiempo a esta parte son varias las ciudades que se han fundado más allá del mar.

LEYENDAS EN LA MONTAÑA
De un tiempo a esta parte, de las montañas han comenzado a llegar leyendas que hablan de bestias deformes y corruptas que acaban con aquellos que osan adentrarse demasiado en ellas. Poco se sabe en realidad sobre el tema, salvo la progresiva desaparición de la vida en las montañas y el hecho de que la mayoría de supervivientes a los atacantes acaban muriendo de una extraña y desconocida enfermedad ya bautizada como la Peste Cambiante.