6 de marzo de 2014

ZuloQuest




Basta un vistazo al blog para darse cuenta de que este no ha sido un año demasiado prolijo para mí en lo que se refiere a la afición que más me gusta. Estudios, trabajos, dificultad para quedar, falta de tiempo, y, por qué no decirlo, motivación… En fin, un curso para olvidar en lo que a materia rolera.

El caso es que me he acabado dando cuenta de que algo tenía que cambiar. No digo que necesite de todo esto para vivir, pero siento que algo me falta si no ando pensando en que inventar para la próxima partida, o en que comprar a continuación para poder jugar algo nuevo o que me atrape al leerlo… De una forma u otra, creo que nuestra mesa ha cambiado el chip. Ni el tiempo ni la motivación nos permite meternos en campañas más o menos largas y continuadas, y eso hace que cada vez te apetezca menos retomarlas y te cueste más divertirte… Lo dicho, algo tenía que cambiar.

Y ese cambio empezó hace un par de meses de forma totalmente inesperada. Heroquest 25 aniversario, esa iniciativa tan polémica como intrigante en su futuro, encendió en mí una mecha que ya no ha habido forma de apagar. Si hay algo que me gusta tanto como el rol, son las miniaturas. Comprarlas, montarlas, pegarlas, pintarlas, decorarlas, exponerlas… Y jugar con ellas. Sobre todo, jugar con ellas. De hecho, he pasado mucho más tiempo como jugador en un tablero de césped artificial recreando las escenas de la trilogía del Señor de los Anillos de lo que he pasado jugando al rol. Y, desde luego, he pasado más tiempo pintando miniaturas y haciendo escenografía de lo que he pasado diseñando partidas. Y si hay algo que me gusta todavía más que las miniaturas, y también más que jugar al rol… Es jugar a dungeon crawlers a la más pura vieja usanza del estilo de Heroquest, Warhammer Quest o Dragonfire (a Descent lo dejo fuera, que aun siendo un juego brutal, no tiene nada que ver con los anteriores). Estos juegos me vuelven loco… Coleccionismo, pintura, escenografía, tableros, dados, exploración, combates, roleo, amigos, risas… Creo que es la forma que más me divierte y me llena de hacer eso que tanto me gusta y que tanta gente debería hacer tenga la edad que tenga…

Jugar.

Nadie debería dejar nunca de jugar. A lo que sea. A lo que más le guste y le llene. A lo que más feliz le haga. Juegos de mesa, rol, videojuegos o las sillas. Da igual el que. Pero jugar.

Así pues, dejando de lado el hecho de que la(s) bochornosa(s) campaña(s) de crowdfounding de Heroquest dejaron de estar entre mis prioridades en seguida, teniendo en cuenta que ahora mismo no hay NADA que llene ese hueco que siento en la cabeza a mitad de camino entre lo rolero, el dungeon crawl y las batallas estratégicas, y añadiendo el hecho de que soy un maldito mente inquieta incapaz de existir sin estar pensando en algo absurdo y nuevo que inventar… No tarde mucho en tomar la decisión de emplear mi tiempo en algo nuevo.

Y lo he llamado ZuloQuest.

Y no hace falta llevar 200 años en esto del hobby para imaginarse un poco de que va a ir el asunto… Pero para el que no caiga, se podría resumir en un puñado de palabras bien simples, y por orden de importancia: 

Dungeons. Miniaturas. Roleo.

Y aquí es donde nace el proyecto que más me ilusiona desde hace tiempo. Uno que voy a tomarme por y para mí y para mi mesa, pero que también intentaré utilizar para dar algo más de vidilla al blog. Creo de verdad que este tipo de cosas no interesan tanto a la gente como muchos blogueros se creen, ya que hay tropecientosmil proyectos por el estilo y seguro que la mayoría mejores, pero sí que sé que hay algún que otro amiguete que está deseando hincarle el diente a un buen puñado de monstruos clásicos basados en cierto sistema y, ya puestos, intentaremos compartir lo que consigamos…

Porque no lo he dicho… Pero todo esto va a basarse en cosas ya inventadas que simplemente me voy a limitar a moldear a mi gusto. Por resumir, partiremos de dos pilares básicos que constituyen, a mi entender, los dos mejores productos patrios en lo referente a esta afición:

La ambientación de la Marca del Este, la mejor, más entretenida, y más “jugable” que he leído nunca.

El sistema de El Reino de la Sombra. Una jodida obra maestra que, también a mi entender, da 200 patadas a cualquier sistema d20 al que haya podido echar el guante.

Añadan a esto miniaturas y espíritu Warhammer Quest (más que Heroquest, si cabe), y tendrán lo que ronda mi mente…

En fin… Creo que empezaré dentro de unos días con una entrada introductoria sobre lo que diferenciará el sistema del de ERDLS.

Aun así, pretendo tomármelo con calma, así que pido perdón por adelantado… XD


4 comentarios:

dannnn dijo...

Coincidimos en todo, La Marca del Este como ambientación, El Reino de la Sombra como sistema de juego, coleccionar, montar y pintar miniaturas que represente a los jugadores (lástima que tenga que trasportar los bártulos cuando hago de master y uso tokens), así que espero más entradas.

Narrador dijo...

Seguiré, muy interesado, tus avances con el ZuloQuest. Seguro que algo aprovecho.

Manuel Fatela dijo...

Una pena que pasaras de Heroquest 25th. Yo sigo a bordo y esperanzado en que llegue a buen puerto.

Y sin duda, tu iniciativa de ZuloQuest me interesa mucho, asi que seguiré al tanto.

Un saludo!!!

Mr. P dijo...

Gracias a todos por el interés! :D

@dannnn, lo único malo del tema miniaturil es eso... No te vale con una simple carpeta y unos folios XD Y a ellas añádeles los pasillos, las puertas, la escenografía... Todo lo que por un lado mola, por otro agobia XD

@Narrador, con aportarte la décima parte de lo que me molan tus reseñas de partidas, me daría con un canto en los dientes :D

@Manuel Fatela, a nadie le dolió más que a mi pasar de HQ25... Pero no me gustó un pelo como lo llevaron... Ni como lo llevan. Veo poquísima "realidad" y todo sustentado en el hype, las ganas y la fe de los mecenas... Pero bueno, como se supone que sale a tiendas, acabará cayendo sí o sí, así que no me preocupa demasiado... Sobre todo la escenografía, que como sea la mitad de buena que lo que ya se ha podido ver... Buf xD

En fin, a ver si esta semana que viene empiezo con una entrada introductoria sobre el material que utilizaré en las partidas y un pequeño repaso a lo que cambiaré del sistema :)

Muchas gracias de nuevo!