14 de octubre de 2011

Cadáveres y Caballeros.


Y por fin... ¡dos semanas seguidas escribiendo! Pues sí, así es. Volvemos tan solo una semana después con una nueva entrada de la crónica de nuestras partidas (de nuevo, otras dos sesiones) comenzando lo que esperamos sea el definitivo asentamiento del blog, así como del actual grupo de juego y la campaña que hemos empezado. Además, vamos a empezar a complementar las entradas con algo que siempre me ha encantado... ¡fotos de las partidas! Aunque sin abusar... Seguramente, no serán las mejores. Seguramente, me toque compensar a algún jugador con algún objeto especial por los caretos que voy a hacer públicos aquí. Pero es algo que siempre he querido hacer. Y desde que vi la primera entrada de este estilo en el blog de los amigos de La Marca del Este, he soñado con el momento en que yo pudiera hacer lo mismo... (De nuevo, que todo esto sea posible es solo gracias a ti... ♥)

"La Fortaleza de la Frontera"
En fin, que todo esto está muy bien, ¡pero vamos de una vez a lo que nos atañe! ¡El juego! Una vez concluidas esas primeras partidas que me había dejado de margen para aclimatarnos al sistema y la ambientación, comenzamos la verdadera campaña que confío ocupe nuestra mesa hasta, como mínimo, final de año. En líneas generales voy a basarme en el mítico módulo de OD&D para personajes de nivel básico "La Fortaleza de la Frontera", que recoge un entorno relativamente cerrado y limitado ideal para que los jugadores (y el narrador) comiencen a dar sus primeros pasos de libertad. Una fortaleza con todo lo que un aventurero puede necesitar, unas minas llenas de monstruos y tesoros, y la enorme posibilidad de introducir multitud de "ganchos" para enlazar con otras aventuras (muchas de las cuales ya tengo pensadas y se tratarán a su debido tiempo)... Y todo esto, con la firma del gran Gary Gygax. Diversión asegurada...


La Fortaleza de Ser Roddrick
Nada más cruzar las puertas de la fortaleza, el grupo se separó. Milgram, el clérigo, acudió a la capilla en busca de información, consejo y una cura para su mano amputada que no pudieron proporcionarle. A cambio, el sacerdote le rogó que investigaran el reciente robo de cadáveres en el cementerio cercano. Alexia, la ladrona, se dirigió a la posada del castillo, conocida como "El Viajero Risueño", buscando información sobre su antiguo maestro desaparecido, al que habían visto por última vez adentrándose en el cercano "Pinar de las Arañas". A su lado iba Várvol, el mago del grupo, que sin pasado ni recuerdos con los que orientarse, se sentó en la taberna a escuchar rumores que pudieran ayudarle. Por último, los dos guerreros hermanos, Agro y Egro, acudieron a las puertas de la ciudadela en busca de Ser Roddrick, pero este estaba muy ocupado arreglando los problemas que un grupo de bandidos estaba causando en la zona, por lo que los guardias les cerraron el paso, sugiriéndoles que se ganaran la audiencia librando a la región de los peligros que la asolaban. Así pues, tras hacer algunas compras y reponer provisiones, la mayoría del grupo abandonó la fortaleza en dirección al cementerio, dispuesto a investigar lo que estaba ocurriendo con los cadáveres. Solo Agro, cada vez más afectado por el malestar y las voces que inundaban su cabeza, tuvo que permanecer en la fortaleza.

Kobold de las Mina
A media noche, los aventureros llegaron al cementerio, descubriendo un grupo de kobolds saqueadores de tumbas del que se deshicieron sin problemas. Tan solo uno logró escapar... Hecho que aprovecharon los compañeros para seguirlo hasta su guarida y continuar la investigación. La criatura les guió hasta uno de los túneles de la antigua mina abandonada, donde encontraron una enorme tribu de kobolds a la que se enfrentaron. Allí descubrieron que la tribu almacenaba desde hace un tiempo fragmentos de cadáveres en una cámara fría... La razón se les escapaba, pero sin duda, aquél montón de cuerpos desmembrados habría de tener un fin siniestro y oscuro. Casi con toda seguridad, ideado por alguien más inteligente y poderoso que se aprovechase de ellos... Al llegar a la sala común de la guarida, perdonaron la vida a un grupo de unos 50 individuos, compuesto en su mayoría por "mujeres" y "niños", ya que a ninguno les pareció ético acabar con la vida de un puñado de seres indefensos y desarmados... De vuelta a la fortaleza, dispuestos a informar a cerca de lo descubierto a las autoridades, contemplaron sorprendidos como la multitud vitoreaba a un grupo de soldados que decían haber terminado con la banda de bestias que profanaba su cementerio... Degollando y quemando a más de 50 criaturas. Al frente de la compañía iba Ser Cedric, un pomposo y engreído caballero sin escrúpulos que solo buscaba impresionar a su ocupado padre... Ser Roddrick, señor del castillo.

Capitán Kenn
Entre la multitud, conocieron al capitán Kenn, jefe de la guardia de la fortaleza y primo de Ser Cedric, al cual detestaba enormemente y del que siempre sospechaba que conseguía las cosas de forma poco ética... Les sugirió que se adelantaran al próximo movimiento de Cedric, y acabaran con las dos tribus orcas también instaladas en las minas. De esta forma, cobrarían la recompensa, podrían ganarse la audiencia con Ser Roddrick, y asestarían un duro golpe al indeseable de su primo. De inmediato, y ya con Agro entre ellos, el grupo partió de nuevo rumbo a las minas, con intención de pasar la noche junto a ellas y adelantarse a los planes del caballero. Antes de amanecer, los aventureros se adentraron en la guarida de los orcos... Terminando con todos ellos con no demasiados problemas, y consiguiendo la cabeza de sus dos líderes, requisito indispensable para cobrar la recompensa en el castillo... Pero al salir les estaban esperando. Acompañado por una veintena de hombres, Ser Cedric trató de arrebatarles el trofeo, ofreciéndoles más del doble por cada cabeza, pero el grupo se mantuvo firme y, dando la espada al caballero, tomaron rumbo a la fortaleza...

... Pero no todo había acabado. A mitad de camino, un grupo de al menos quince bandidos les tendió una emboscada. Sorprendidos, escucharon las palabras que el cabecilla dedicaba a sus hombres entre carcajadas...

"Vaya, vaya... Después de todo el caballero se equivocaba... Sois mucho más estúpidos de lo que parecéis... ¡Muchachos! ¡Esta es el dinero más fácil que hemos ganado nunca!"

¡Primera foto de nuestra mesa!
En definitiva, fueron dos partidas muy divertidas, en la que los jugadores comenzaron a sentirse cómodos con la dinámica de exploración de mazmorras, afinaron el trabajo en equipo y su compenetración de grupo (a pesar de que uno de ellos faltase), y comprobaron la BRUTAL importancia de llevar siempre encima pociones de curación. Además, sirvió para que todos los personajes alcanzaran el nivel 2, el 3 en el caso de Alexia la ladrona, y para que consiguieran algo de tesoro y algún que otro objeto mágico. Pero sin duda, lo que más me gustó como narrador fue la inesperada importancia de Ser Cedric, diseñado como mero figurante, que pasó a ganarse el odio total del grupo y convertirse así en un genial enemigo para futuras partidas. Pero eso es algo que no contaremos hoy... ¿Quizá la semana que viene?

PD: Problemas con la conexión nos impiden mostrar más fotos... pero las habrá... prometido xD